¿Cuáles son las señales que te envía tu cuerpo de que consumes demasiada sal?

Existen algunos síntomas o señales que nuestro cuerpo nos envía en caso de que consumas demasiada sal. A continuación, los compartimos contigo:

Contenido de este artículo

El anillo te aprieta

Si notas que tus dedos están hinchados y los anillos están apretados, es señal de que debes dejar el salero a un lado. Lo más probable es que experimentes retención de agua, causada por el consumo excesivo de alimentos salados.

Tu boca está seca

¿Sientes que tienes arena en la boca y siempre tienes sed? Es muy posible que el exceso de sal sea el culpable. Los niveles elevados de sodio en el cuerpo extraen agua de los tejidos y provocan este síntoma molesto.

Tienes un dolor de cabeza

Incluso si no ves ninguna conexión entre los alimentos salados y la aparición de dolores de cabeza, parece haber evidencia científica que respalda esta afirmación.

Según un estudio reciente publicado en el  Bristish Medical Journal, los adultos que consumen 3500 mg de sodio al día tienen tres veces más probabilidades de sufrir migrañas que los que consumen solo 1500 mg de sodio.

Además, si sufres de hipertensión, es muy posible que sufras de migrañas con más frecuencia.

sal

Orinas a menudo

Probablemente piensas que bebes mucha agua y que es normal ir al baño con más frecuencia, pero no solo esto puede ser la causa de la micción frecuente. El exceso de sal puede tener el mismo efecto.

Cuando el cuerpo recibe grandes cantidades de sodio, los riñones hacen un esfuerzo extra para eliminar el exceso, y esto se traduce en visitas más frecuentes al baño.

No puedes concentrarte

Si estás acostumbrado a comer papas fritas u otros bocadillos llenos de sal, sería bueno considerar que estos bocadillos poco saludables pueden disminuir tu productividad.

Diversos estudios demuestran que la abundante sal que se encuentra en estos productos promueve la deshidratación, lo que a su vez genera confusión, falta de concentración, desmayos, mareos y bajos niveles de energía.