¿Cuáles son los nutrientes que mantienen los pulmones sanos?

pulmones hechos con apepel

Los micronutrientes dietéticos o fitoquímicos con fuertes actividades antioxidantes y antiinflamatorias son agentes prometedores para la preservación de la función pulmonar, y la mayoría de los estudios actuales se centran en su efecto protector en la edad adulta y la vejez.

Debido a las diferentes categorías y las fuertes propiedades antioxidantes de los fitoquímicos, se requieren estudios futuros para aclarar sus diferentes resultados potenciales y los mecanismos subyacentes.

Los carotenoides pueden ayudar a mejorar el patrón de síntomas de la enfermedad pulmonar, mientras que el licopeno, los flavonoides y las vitaminas C y E pueden ayudar a reducir la tasa de progresión. La dieta y la nutrición se reconocen cada vez más como contribuyentes modificables al desarrollo y progresión de enfermedades crónicas.

La ingesta de frutas y verduras está sumamente asociada a la salud respiratoria debido a los beneficios de las vitaminas antioxidantes (C, D, E y β-caroteno), minerales (magnesio, calcio, selenio y potasio), fibra dietética y fitoquímicos.

Las frutas (por ejemplo, manzanas, plátanos), verduras (por ejemplo, tomates), té de hierbas, pescado, mariscos y vino blanco han demostrado el potencial de preservar la función pulmonar en poblaciones generales o de alto riesgo.

Estos son algunos nutrientes clave que son buenos para los pulmones:

Contenido de este artículo

Ácidos grasos omega-3

Se ha demostrado que los ácidos grasos omega-3, principalmente EPA (C20: 5) y DHA (C22: 6), que se encuentran en pescados grasos y mariscos, interfieren con la respuesta inflamatoria del cuerpo y pueden eliminar algunos de los mecanismos inflamatorios involucrados en la fisiopatología de enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y asma.

Los ácidos grasos poliinsaturados omega-3 (n-3 PUFA) poseen propiedades antiinflamatorias y antialérgicas y, por lo tanto, pueden ser beneficiosos para la salud pulmonar. Están presentes en pescados grasos, aceites de mar y otros alimentos del mar.

Vitamina C

La vitamina C tiene efectos antiinflamatorios, antiasmáticos y antioxidantes que pueden ayudar a que los pulmones funcionen mejor, reducir o reparar el daño pulmonar y facilitar un mejor suministro de oxígeno al cuerpo.

Vitamina E

La vitamina E actúa sinérgicamente con la vitamina C para neutralizar las especies reactivas de oxígeno (ROS).

La vitamina E ejerce su potente papel antioxidante principalmente a través de su actividad de romper la cadena, reparar la membrana y eliminar los radicales libres. Las intervenciones dietéticas con vitamina E ayudan a aliviar el deterioro de la función pulmonar relacionada con el envejecimiento.

Flavonoides

Los flavonoides son poderosos antioxidantes y tienen acciones antiinflamatorias y antialérgicas debido en parte a su capacidad para neutralizar las ROS.

Los flavonoides se distribuyen ampliamente a lo largo de la dieta y se encuentran en frutas, verduras, nueces, semillas, tallos, flores, raíces, corteza, chocolate amargo, té, vino y café.

Carotenoides

Los carotenoides son pigmentos vegetales y un grupo de antioxidantes solubles en grasa que se ha demostrado que benefician la salud de las vías respiratorias debido a su capacidad para eliminar ROS y reducir el estrés oxidativo.

Vitamina D

La vitamina D se puede obtener de fuentes dietéticas o suplementos; sin embargo, la exposición al sol es el principal factor que contribuye a los niveles de vitamina D.

Existe evidencia actual del papel de la deficiencia de vitamina D en la aparición de la enfermedad, la progresión y exacerbación de infecciones respiratorias, asma y EPOC. La vitamina D parece tener una función protectora contra la susceptibilidad y la gravedad de las infecciones respiratorias.