Lleva más allá a tu cuerpo con la dieta keto

En toda familia no falta quien ingiera importantes porciones del apetitoso tocino, y lo acompaña de pan integral para no engordar. O algunas amistades que no comen luego de 7 pm porque es a destiempo de su horario de comida. Y ni hablar de los más excéntricos, los que toman café con manteca y aceite. 

Tales conductas se asocian a programas conocidos para perder peso, con un enfoque en común, que no es otra cosa que el organismo entre en cetosis, el cual es un estado metabólico donde el cuerpo quema grasa en lugar de azúcares.

Visto esto, te atreves a llevar más allá a tu cuerpo con la dieta keto o cetogénica, este tipo de dieta tiene mucho tiempo en uso. Nacida por los años 20 para tratar la epilepsia, donde aportaron avances científicos seguidos del régimen Atkins, muy popular en los 70. 

¡Y qué crees!, están de vuelta, para revolucionar las tendencias dietéticas, para responder a las interrogantes sobre la forma de funcionar de las dietas cetogénicas, a fin de probar si son o no un modelo inteligente para la pérdida de peso.

Y es que la alimentación keto o cetogénica, desde su nacimiento ha estado envuelta en diatribas por sus presuntos problemas asociados, así como la dificultad de su sostenimiento a largo plazo. Siendo por tanto, objeto de controversias y debates por parte del sector científico y alimenticio.

En este post traeremos a la mesa algunas de las dudas y posturas más reiteradas sobre la dieta keto, de qué se trata, al tiempo de analizar la evidencia actual para saber si ciertamente es efectiva para perder peso. Sigue las siguientes líneas, y entra al debate con nosotros.

Contenido de este artículo

¿Qué es la dieta keto?

La denominación actual de dieta keto, se debe a un reajuste del término  ketogenic diet o lo que es igual a dieta cetogénica. Su nombre se refiere a un modelo de nutrición que tiene como fin crear esta condición. Donde dichos cuerpos se componen de agentes metabólicos desarrollados en el organismo en respuesta a la ausencia de reservas energéticas.

Se entiende entonces que la dieta keto o cetogénica, es cuando se obliga al organismo a seguir una limitada ingesta de alimentos basados en hidratos de carbono, como cereales, tubérculos, pastas, harinas, legumbres y frutas, además de un extenso abanico de ultraprocesados repletos de azúcares simples, conocidos como sobra, como refrescos y bollería, entre otros tantos productos denominados como no saludables.

De esta manera, para llevar más allá a tu cuerpo con la dieta keto, se deberá trabajar tu metabolismo para generar estados cetónicos. Tales complementos se producen para suplir la energía una vez los hidratos de carbono se agotan y se inicia un proceso de oxidación por un elevado volumen de lípidos.

La carencia de hidratos y, por lo tanto, de glucosa como combustible energético de gran cantidad de órganos, el organismo empieza a usar sólo grasas como fuente de energía en enormes cantidades, empleado en este proceso no sólo lípidos almacenados en la sangre, sino además los que se ingieren.

Es entonces que gracias a la notoria quema de grasas producidas en el organismo, se logra acumular un compuesto llamado AcetilCoA que al final se usa para formar los cuerpos cetónicos: acetoacetato, D-3 hidroxibutirato y acetona.

Una vez se entra en cetosis, los ácidos grasos se transforman en el hígado en un estado metabólico que pretende absorber con rapidez. Siendo en este momento cuando se liberan los estados cetónicos, moléculas que el organismo usará luego como su única fuente de energía, simulando que es glucosa.

Se debe decir entonces, que la cetosis o keto, obedece al estado que queda el cuerpo una vez ha agotado todas las reservas de energía, debiendo recurrir a las grasas para disponer de combustible, especialmente para el normal desempeño de los músculos. ¿Qué te parece, te animas?

dieta keto

La cetosis

Por su parte, la cetosis se trata del estado donde se obliga al organismo a trabajar en situaciones exclusivas de emergencia. Si por alimentación sana se entiende el consumo de una amplia variedad de comidas de manera equilibrada, priorizando las verduras, frutas y legumbres, resulta una obviedad que en la dieta keto, subyacen algunos riesgos, por tanto, no ni saludable ni apropiada para todo el mundo.

No es un secreto que el cuerpo como un sistema, que funciona con un motor, por lo que demanda de energía, incluso el corazón como mecanismo vital, y el cerebro, ambos demanda constantemente y de forma ininterrumpida de esta energía. Y una vez el cerebro busca y no encuentra su combustible habitual, la glucosa también se obliga a recurrir a los cuerpos cetónicos como medida de auxilio excepcional, pues no pueden fallar.

Ésta entre otras razones, respaldan la hipótesis de que la dieta keto o cetogénica no está indicada en personas con ciertas condiciones, incluyendo en éstas, los adultos mayores.

Adicionalmente, en un extremo de la cetosis, puede llegar a producirse lo que se conoce como cetoacidosis, es decir, cuando los cuerpos cetónicos (ácidos) bajan el nivel de pH de la sangre, y en consecuencia, se torna más ácida. 

Con ello se afecta severa y negativamente los órganos, desencadenando diversas gravedades, como mal aliento, cefaleas, problemas de riñón, náuseas, mareos, calambres y debilidad muscular, y hasta edema cerebral.

Qué comer en la dieta keto

Lo ideal en la dieta keto es no caer en la monotonía, pues recordemos que se pretende entrar en estado de cetosis, por tanto, se debe variar la fuente de proteínas y su presentación, sacando provecho a la versatilidad de los huevos. Inclusive, algunas recetas habituales, se prestan para la dieta keto, variando un poco.

Recuerda, la dieta keto o cetogénica obedece a la obtención de calorías grasas y proteínas. Por tanto, algunos de los alimentos sugeridos para variar la alimentación, son:

  • Todo clase de carnes, inclusive las rojas.
  • Pescados y mariscos, sobre todo azules.
  • Huevos, incluyendo su yema.
  • Lácteos enteros, de preferencia grasosa como (nata, crema, quesos curados), limitando la leche.
  • Cacao y chocolate puro sin azúcar.
  • Aguacate.
  • Frutos secos ricos en grasas.
  • Coco y sus derivados (leche, aceite, harina).
  • Aceites vegetales (oliva, colza, girasol, de semillas, otros).
  • Semillas enteras o molidas (lino, calabaza, girasol, chía, amapola, sésamo, otras).
  • Cremas y patés vegetales de frutos secos (mantequilla de cacahuete, de almendras, tahina, otros).

Beneficios de la dieta keto

Dentro de las razones que llevan a muchas personas a seguir la dieta keto, es la continua intención de perder peso. Porque efectivamente, ayuda la eliminación de grasa corporal en tiempo más corto que otros regímenes, lo que sin duda la convierte en uno de los principales beneficios de la cetosis. 

Su poder para provocar sensación de saciedad, y reducir el apetito, la convierten en una opción para ser adoptada por quienes desean adelgazar rápidamente, y modificar su metabolismo, y así lo señala un estudio publicado en The American Journal of Clinical Nutrition.

Otras investigaciones en España afirman que efectivamente la cetosis modifica el metabolismo en gran medida, inclusive se señala que puede coadyuvar en la prevención de patologías cardiovasculares y diabetes tipo 2, al disminuir el colesterol total, masa magra y la cintura, la glucosa basal y la insulina, por tanto, baja el riesgo de resistencia a la insulina.

Ahora bien, más allá de estos aportes, que eventualmente son razones para seguir la dieta keto y adelgazar. Lo conveniente es efectuar un riguroso examen médico, previo a su implementación, pues no es apta para todo el mundo, en especial para personas con enfermedades o condiciones subyacentes, que pueden emerger ante este tipo de alimentación.