Suelo Pelvico ¿Como podemos fortalecerlo

Suelo Pélvico – ¿Cómo podemos fortalecerlo?



El suelo pélvico es el conjunto de músculos y ligamentos que cierran la cavidad abdominal en su parte inferior, por lo que se encarga de retener las vísceras del abdomen y la pelvis, controlar la continencia urinaria y anal, ayudar en el parto y durante la función sexual, a la hora de mantener la erección o alcanzar el orgasmo, así como evitar dolor en dichas relaciones.
Es importante mantener nuestro suelo pélvico sano, ya que, en caso de tenerlo debilitado, podemos sentir molestias en la zona pélvica, incontinencia urinaria, prolapsos o disfunciones sexuales, entre otros.
¿Cómo podemos fortalecerlo?
Para poder fortalecerlo, lo primero que tenemos que hacer es saber localizarlo e identificar su contracción y relajación. Podemos hacerlo con ayuda de un espejo y autoexplorarnos para ayudar a conectar con él o colocando nuestras manos en la parte interna de las crestas iliacas y al hacer la contracción notar como se activa el músculo transverso bajo nuestros dedos.
Contamos con ejercicios específicos para fortalecer el suelo pélvico, como son los ejercicios de Kegel o la gimnasia stomach hipopresiva.
En este vídeo en concreto explicamos los ejercicios de Kegel, consistentes en activar la musculatura del suelo pélvico como si tuviésemos la intención de contener la orina o una ventosidad.
Es importante tener en cuenta unas pautas para su correcta ejecución:
– Postura correcta: sentados sobre los isquiones con la espalda erguida y la pelvis en posición natural, tumbados boca arriba con las rodillas flexionadas o de pie con las piernas ligeramente separadas.
– Respiración adecuada: realizar la contracción y elevación durante la exhalación.
– No contraer otros músculos, como son los aductores, abdominales o glúteos al realizar la contracción.

Por otro lado, contamos con la gimnasia belly hipopresiva, esta sirve para mejorar el tono de la musculatura del abdomen y del suelo pélvico y propiciar la buena posición de las vísceras cuando se han venido abajo. Se trata de unos ejercicios complicados en los que la postura corporal juega un papel importante. Se recomienda realizarlos con un fisioterapeuta especializado que nos asegure que llevamos a cabo una correcta apnea respiratoria.
Ante cualquier síntoma, debemos consultar con un especialista. El hecho de ser mujer o hacernos mayores no tiene por qué ser motivo de incontinencia urinaria o molestias en la zona pélvica.